martes, 28 de marzo de 2006

Dejad libres a nuestros Superheroes (TM)

Nos chivan, y ademas cotejamos con el magnifico weblog "Con C de Arte" , una nueva noticia relacionada con el espeluznante mundo de las grandes editoriales de cómic. Se trata del editorial de hoy de Los Angeles Times, que hace referencia explícita al mundo del cómic y las extrañas maniobras en la oscuridad de concretamente la compañía Marvel.

Acudimos a la pagina web del susodicho diario y leemos con consternación el citado comentario: Al parecer en la entrada de la Marvel Super Heroes Science Exhibition que se celebra en el Science Center de California reza en un enorme cartel lo siguiente: "Marvel ® Super Heroes(TM) Science Exhibition."
El uso de la TM significa que Marvel está reclamando sus derechos exclusivos a usar el término "superhéroe" como una marca comercial, convirtiendo este termino genérico en propio. Por lo visto, según reza el editorial, Marvel y DC obtuvieron dicha marca registrada de la Oficina Federal de Patentes y Registros en 1981. Lo cual significaría que cualquiera que edite un comic book, una novela gráfica o algo relacionado con alguna variación de "superhéroe" en su título debería obtener permiso de Marvel y DC.

Según cuenta el autor del articulo, Dan Taylor, el creador del cómic SUPER HERO HAPPY HOUR, ya conoce esta absurda situación cuando hace dos años fue contactado por abogados de Marvel y DC para que rebautizara su serie con un más pedestre HERO HAPPY HOUR. En el mercado de las marcas registradas, cuanto más inusual es un término, más cualificado está para poder ser registrado. Los términos genéricos están libres de registro, al menos en teoría. La razón es simple: las marcas registradas restringen el habla y la expresión, así que poner términos de amplio uso bajo control privado es un ataque al lenguaje.

La compañía de videojuegos Sega estableció recientemente una marca registrada para el software de sus "Gunstar Super Heroes"; los abogados de DC y Marvel respondieron reclamando su marca registrada, y empezó una nueva ronda de negociaciones sobre el término. Con un poco de suerte, las dos partes se las verán en Washington y "superhéroe" será liberado del control de DC y Marvel. Después de todo, termina el editorial, el gran poder de una marca registrada conlleva una gran responsabilidad.

Podéis leer el editorial completo en -> Set our Super Heroes(trademark symbol) free

2 comentarios:

BarnaLuis. dijo...

Hola,Amigos de AACE!,sobre el asuntillo de registro de la palabra "Superhero"(TM,Trae Mark,je,je),es una de las mayores tonterías jamás tratada,pues todo auténtico seguidor del cómic,sabemos que sólo especifica un GÉNERO,como puede ser Bélico,Policiaco,Oeste,etc.Y mas curioso que venga el follón de la propia Marvel(Todo Morro),cuando ha utilizado personajes de libre alberdrío o de uso popular como Drácula,Hombre Lobo,La Momia,Frankestein,etc,que es otro GÉNERO,éste de Terror(Toco Mocho).Ahora,¿se imaginan,que dejaran registrar GENEROS?,esto sería SuperRidículo,aunque nunca se sabe, expolian tanto,y "bifurcan las leyes a los mismos".Ahora la pregunta es,como en Petiquipeti,(son preguntas targentes,pero efectivas),¿Que pasaría si ya estuvieran registradas estas palabras?;"Espada y Brujería"(Timo Mas),"Ciencia·Ficción"(Tocar Mondongos),"Fantasía"(Trama Mala),je,je,o la misma "Terror"(Trampa Mala),y le hicieran pagar royalties a la misma "marbel"(Trifulqueando Malamente),¿que seria de ésta?,solución;que pagaríamos el doble,o mas por un tebeo de esta "Casa"(Toma Moreno),quizás sea este el camino que quieren de las demás editoras,de ahí que van a "todo a cien",(haciendo el ridículo),cuando el GÉNERO nació con Supermán,...en fin,no les "Tiovivo Mas",dejémoslos-Volar y Saltar-Libres.Un Saludo a Todos·as.

elamigolucho dijo...

Hola, gente de la AACE. Me dejó aterrado la nota sobre el trademark. Creo que demuestra la cara verdadera del negocio del entretenimiento. Aquí no importa el aporte cultural, ni el reconocimiento de millones de lectores y autores en el mundo, aquí lo que importa es la propiedad privada. Vale la pena recordar que esta no es la primera vez que el contenido de los comic-books se ve alterado íntimamente por los intereses empresariales. Ya en los 50 se prohibió el uso de la palabra Horror en los títulos de las revistas. De hecho, el código de autocensura se produjo en gran parte por las presiones de los distribuidores. Es decir que todos los analístas que hemos escrito monográficos sobre superhéroes le debemos plata a la Marvel y a la DC. Patético.