viernes, 16 de diciembre de 2005

¿Parecidos razonables?

El Grupo Z ha sacado una revista para niños con un nombre que nos suena bastante. ¿Plagio? ¿Casualidad? La publicación es muy similar a la revista Dibus pero con material licenciado de la Warner, y naturalmente nos ha llamado la atención la originalidad que ha demostrado el diseñador gráfico para su titulo de cabecera.
En este país ocurren estas cosa y mas. No sabemos todavía que decisiones vamos a tomar o como debemos afrontar el tema, aunque es posible que no prospere nada demasiado exagerado. El todopoderoso Grupo Z se ha marcado un tanto en el mundo de la edición, y encima nos da la sensación de que no hacemos mas que publicitar su revista (Si al menos hubieran contratado autores españoles..), pero no podíamos dejar de hacer publico un tema como este.
Ustedes dirán.

5 comentarios:

Miss Raven dijo...

Uff...
son totalmente distintos! el de Grupo Z tiene una admiración al principio!
Si es que somos unos exagerados...
ains...
*nubecita sobre la cabeza*

Anónimo dijo...

No somos tan exagerados. Realmente lo que haya hecho Grupo Z para guardarse de una posible acusación de plagio, haya sido, no otra cosa que poner en primer lugar esa admiración al principio del titulo. Lo lamentable, tambien, entre otras cosas, es el hecho de que no haya cogido autores autoctonos.
QRL

J Calduch dijo...

Hubo en España en los 90 otra cabecera llamada boom, aunque no conozco la grafía. Así lo hizo notar Jesús Cuadrado en La Cárcel de Papel en su día, y Sergio Bleda le contestó que era una coincidencia, desconocía que había habido un boom anterior ¿no puede ser esto otra coincidencia?

Lasagna dijo...

Es un derroche de originalidad el título, en ambos casos? No. Seamos serios...

Anónimo dijo...

El ataque a la originalidad de la obra es realmente lo que protege la Ley de Propiedad Intelectual, y en este caso la similitud y la falta de originalidad de la portada diseñada y distribuida por el Grupo Z es alarmente, falte o no el signo completo de admiración en el título, y ello con respecto a la diseñada y distruida por la asociación de autores de comic; es cuanto menos impresentable.