martes, 22 de abril de 2008

DIBUJOS DE HO CHE ANDERSON SOBRE MARTÍN LUTERO KING

Por J. M. Varona “Ché”
El 7 del actual y en la aula de Cultura de la CAM en La Llotgeta de Valencia , se inauguró la exposición titulada “King” con dibujos originales y copias que el dibujante Ho Che Anderson realizó para un cómic que en su día fue puesto en el mercado en tres entregas: la primera en 1993 y la última en 1998. Este cómic es conocido en España gracias a la versión puesta en escena (en un único tebeo) en nuestro país por Ediciones de Ponent que adquirió todos los derechos de publicación para esta parte del mundo. Esta exposición estuvo instalada en Alicante –en aquella ocasión con presencia del propio artista- y tiene carácter itinerante ya que desde Valencia viajará a Palma de Mallorca y también a Murcia. En Valencia podrá ser visitada por el público interesado hasta el 15 de Mayo próximo.

Al acto de presentación asistieron –aparte de gentes del mundo del arte, medios de comunicación y público en general- el director territorial de la Obra Social de la CAM, Vicente Botella y el responsable de Ediciones de Ponent, Paco Camarasa –a su vez comisario ejecutivo de la exposición-, que hablaron de la importancia del artista y de lo por él realizado y también de la obra social por la que la CAM ha apostado con iniciativas culturales capaces de atraer el interés del público.
En la instalación de la exposición intervinieron los ilustradores Sento Llobel y Manolo Martín, ya prácticos en tareas de este tipo, entre ellas la exposición que sobre Tebeos Valencianos se montó el pasado año en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona. Llobel y Martín, al decorar, han querido evocar –sobre módulos de madera- uno de los tantos guetos que puedan existir en una ciudad cualquiera, separadores de gentes e ideas.

Para cualquier profesional que se mueva en el mundo del tebeo, resulta muy interesante el trabajo de Ardenson en el que el autor aplica diferentes técnicas y estilos artísticos que van desde lo más clásico en el cómic hasta el collage –incluso hace uso de fotos retocadas-. El trabajo principal del autor está en blanco y negro –dibujos austeros pero llenos de vitalidad y fuerza- pero también se exponen viñetas coloreadas o con toques de color, gran parte de las cuales podemos admirar gracias a uno de los cómic publicados por Ediciones de Ponent –unas 240 páginas- a disposición del público en el mismo local.
Anderson –dibujante de tebeos, ilustrador comercial y reportero de The Toronto Star, nacido en Londres en 1969 y residiendo en la actualidad en Canadá-, a mi modo de ver, debió recibir con cierta reserva el encargo de dibujar la historia de un predicador, dado el espíritu revolucionario que le adornaba pues no en vano admiraba las figuras de Ho Chi Ming y el Che Guevara –de los que tomó los sobrenombres de Ho y Che-, pero que debió terminar aceptándolo llevado por la categoría y grado de humanidad del personaje. Durante seis meses elaboró un guión de forma muy documentada basado en la vida, figura y obra de Martín Lutero King –premio Nóbel de la Paz en 1964- paso previo a la elaboración de un tebeo que él pensaba iba a realizar en dos años, cosa que quedó en “agua de borrajas” ya que la puesta a punto de tal proyecto, le costó diez años de su vida.

El autor y en la medida que iba dibujando y recibiendo nueva documentación, fue introduciendo -en el guión- la realidad de una vida, pero también fue incorporando una parte que era pura ficción, de ahí que cuando se habla de la obra se diga que se trata de una biografía no autorizada. A pesar de todo, Ho Che Anderson trata al personaje con respeto pero presentándonos a un King persona con sus virtudes y defectos; a un King padre, marido, político, idealista etc., apóstol de la no violencia -no olvidemos que era un seguidor de Gandhi; postura que le creó problemas con Malcom X- defensor de los derechos civiles y al de “tengo un sueño y soy un hombre”, pero obviando en cierto modo, al reverendo King: predicador, pastor de almas, hombre de Dios, al que no se le ve rezando en ningún momento. En su novela grafica Anderson nos habla del personaje niño en Atlanta -nacido en 1949-, de su paso por el Instituto Broker T. de Washington, por Morehouse Collegue y por el Seminario Teológico Crozer; nos habla su compromiso en defensa de los derechos civiles, de sus boicoteos y de su Gran Marcha en 1966 sobre Washington, de su campaña por el registro de los votantes de raza negra, de la Marcha a Montgomery por la libertad de Selma, y para acabar, del fatal momento de su asesinato acaecido el 4 de abril de 1968 en la terraza del Hotel Loraine de Memphis, en Tennessee. .

King, a los 40 años de su trágica muerte, es recordado todavía, como un verdadero héroe nacional.

1 comentario:

Juan Royo dijo...

a ver si la tren por zgz, ... abrazos ché!