lunes, 29 de marzo de 2010

La llegada del iPad y el cómic digital.

Bueno, es inminente la próxima aparición en el mercado del ultimo dispositivo de Apple que viene dispuesto a revolucionar los medios de comunicación. Naturalmente estoy hablando del iPad, cuya fecha aproximada de irrupción será el próximo día 12 de Abril en USA.

No es solo que cada nuevo invento de la marca de la manzana arme siempre un gran revuelo entre los usuarios y la prensa, es que este dispositivo en concreto representa mucho mas para la sociedad que lo que las expectativas dejaban ver a simple vista. Ningún otro producto de Apple ha generado mas controversias y comentarios que este. Armados con conocimientos y vicios propios del recién pasado siglo, muchos geeks y aficionados pedían o deseaban un aparato repleto de conexiones y funcionalidades a imagen y semejanza de un ordenador portátil. Pero el iPad es el iPad, no es un tablet cualquiera.

Y es que se les olvidaba la verdadera esencia del espíritu creativo de Apple: La sencillez de uso, la belleza en el diseño y una estimulante experiencia de usuario. Se les olvidaba también que un iPad es un dispositivo final que llenar con contenidos y disfrutarlos, y para ello es preciso sincronizar con un ordenador, pero no a través de cables si no de conexiones Wifi o bluetooth (¿para que se inventaron si no?) que es el futuro de las conexiones. ¿O acaso no hemos deseado eso siempre?

Llegados a este punto, la aparente sencillez del aparato esconde en su interior una autentica bomba de relojería que dinamitara o cambiara para siempre el negocio editorial, musical o multimedia en general. Todos hemos visto en películas de ciencia ficción o un poco avanzadas en tecnología a la gente andando o leyendo en un tablet y hemos pensado que eso era el futuro, pues amigos, el futuro esta aquí y se llama iPad.

¿Que diferencia al iPad de otros tablets o lectores digitales que ya existen en el mercado? Pues en principio el concepto mismo. Los lectores de libros digitales o ebooks habidos hasta la fecha han sido siempre aparatos carísimos con muy pocas prestaciones (poco disco duro, tinta electrónica en blanco y negro, mala conectividad, formatos propietarios etc.), aunque eso si, tenían la baza de la tinta electrónica que aparentemente cansa menos la vista. Pero ¿estaban de verdad estos dispositivos en el siglo veintiuno? Yo sinceramente creo que no. Y quizá por eso nunca se generalizaron, y me temo que ya llegan tarde con los conceptos que todavía barajan.

Hay otros tablets naturalmente, e incluso alguna marca trató de anticiparse al iPad sacando un dispositivo táctil o pequeños noteboocks con precios competitivos. Pero claro, no es lo mismo ni de lejos, entre otras cosas porque sucumbieron a la retórica de la hiperconectividad y los cargaron con sistemas operativos completos y farragosos. Como resultado volvemos a tener problemas de sobre peso y una mediocre experiencia de usuario. ¿Que hay gente que puede preferír esto? Pues perfecto, sobre gustos …

Observen estos datos: 24,28 cm de altura, 18,97 cm de anchura y, atención, 1,34 cm de fondo. Es decir extremadamente delgado, tanto que sorprenderá a muchos cuando se encuentren con el por primera vez. Ademas estamos hablando de un peso total de 680 gramos (modelo Wifi). Saquen ustedes sus cuentas, comparen especificaciones y lleguen a conclusiones. Sean ustedes fans de la marca o no, traten de ser consecuentes.

Así las cosas, y antes de que se me confunda con un vendedor de la marca, quiero llegar al fondo de la cuestión. Si el dispositivo se generaliza masivamente como es de esperar, y lleguen detrás nuevas propuestas de otras marcas y otros precios, nos encontramos ante un nuevo nicho de mercado con visos de generalizarse y de convertirse a medio plazo en el distribuidor de contenidos de ocio e información mas importante de la historia, sin tener en cuenta su utilidad como herramienta de trabajo en muchos sectores que le convertirán, a poco que se empleen a fondo los desarrolladores, en un potentisimo instrumento para muchos campos, desde la educación hasta la medicina.

Y naturalmente esta el mundo editorial, que es el que nos ocupa, y específicamente el cómic digital. Sabemos que grandes rotativos como el NY Times ya han desarrollado aplicaciones especificas para distribuir su periódicos, e incluso dotarlos de funcionalidades de interconectividad y multimedia. La gran baza de la AppStore pondrá al alcance de el usuario final un buen puñado de publicaciones, desde revistas hasta los rotativos mas importantes, incluyendo la aplicación iBookStore para la adquisición de libros que se podrán disfrutar en el propio dispositivo. Pero es que además, sincronizando con la aplicación iTunes podremos incluir nuestros propios libros electrónicos a la biblioteca, con la única cortapisa del formato ePub (que por otra parte es el standard mas generalizado).

Ahora las grandes preguntas: ¿Están las grandes editoriales de cómic preparando ya sus propias aplicaciones o sistemas de distribución de cómics (incluyendo internet) para este tipo de lectores? Pues casi que podría aventurar que al menos las norteamericanas si lo están haciendo. Porque seamos prácticos, este dispositivo si algo tiene es precisamente que es ideal, por formato y capacidad, para la lectura de cómics allá donde se encuentre uno. Entonces… ¿Están las editoriales europeas preparandose para este nuevo sistema de distribución? Pues no lo se, pero las españolas seguro que no, al menos casi nunca lo están (Y si no, por favor que me desmientan y me alegren el día).

Como pueden ustedes imaginar esta novedad traerá consigo un buen puñado de cambios y nuevas oportunidades. Los fetichistas y coleccionistas estarán todo el tiempo refunfuñando (para ellos seguro que todavía coexistirán pequeñas tiradas especiales en papel) sobre las nuevas tecnologías y al tiempo contradiciendose cuando defienden el medioambiente. La editoriales mas conservadoras esperaran para ver hacia donde va la corriente y las mas avezadas ya se estarán moviendo convulsivamente para que no les pille el paso cambiado. Por el camino quedará algunos cadáveres exquisitos, como los intermediarios o las distribuidoras, y por desgracia un buen puñado de tiendas especializadas. Aunque esto ultimo ocurrirá también en otros tantos sectores del mercado en general.

Estos cambios también afectarán al modo en que se plantean por ejemplo los salones de cómic, las exposiciones o los planteamientos editoriales. Los autores tendrán nuevas vías para distribuir su obra (incluso directamente a los lectores) y también una nueva forma de enfocar sus contratos. Las editoriales podrán seguir tirando de distintos hilos hasta que algunos terminen agotandose, pero esta transición permitirá por otra parte amortizar costos. Pero sin lugar a dudas quien saldrá claramente beneficiado será el usuario final, el lector de cómics que podrá ahora llevar consigo toda su colección allá a donde el destino le lleve, en una tableta de apenas un centímetro y algo de grosor y medio kilo de peso.

Ahora si que si podemos ya afirmar que la galaxia Gutenberg ha cumplido su cometido en distribución de cultura y ocio hasta mas allá del siglo veinte. Bien venida sea la era digital.

12 comentarios:

Daniel H Alcojor dijo...

Tras leer este artículo, me pregunto cuánto te han pagado por hacerlo. No es objetivo en absoluto: todo lo que haces es alabar el producto sin mencionar ni una sola de sus desventajas. La principal, para mí, es que lo haya desarrollado Apple. Me hace mucha gracia que hables de formatos propietarios cuando Apple es lo más cerrado que hay en ese aspecto. No vas a poder instalarle las aplicaciones que quieras y así, por ejemplo, sólo tendrás disponible el navegador Safari que NO SOPORTA FLASH.

Otra de las grandes desventajas es que no se han molestado en crear un nuevo Sistema Operativo para el iPad: lleva el mismo que el iPhone. Así que, al fin y al cabo, sólo es un iPhone grande.

Si quieres instalarle aplicaciones, tendrá que ser a través de la tienda de Apple y pagando. Si hay desarrolladores que creen software libre, no podrás instalarlo gratis, como les gustaría a sus creadores.

Yo personalmente me voy a esperar a que salgan más tablets de este estilo como la que ya está desarrollando Google y como otras tantas que saldrán pronto. No tengo un iPhone, no porque no me guste o no me lo pueda permitir, sino porque es de lo más cerrado que te puedas echar a la cara.

Por cierto, ¿sabíais que cuando compráis productos de Apple no sois propietarios del soporte físico? Según la licencia, el ordenador o lo que hayas comprado, ni siquiera es tuyo. Y se han dado casos de tener que llevar a reparar un mac, cambiarle el disco duro y no darte el tuyo por si puedes extraer la información que contenía. Porque el disco duro NO ERA TUYO.

Hubiera preferido un artículo más objetivo y plural, que hablara de los tablets en general, con sus ventajas, desventajas y posibilidades. Pero esto parece publicidad del iPad...

Fritz dijo...

Para leer mis libros en papel no necesito ningún dispositivo. Sólo mis ojos y alguna fuente de luz (el sol me vale). Eso sí que es un invento revolucionario.
Lo siento, Josep, no niego las ventajas del invento, y lo mismo hasta acabo utilizándolo, pero no me da la gana decir "amén".

Fritz dijo...

¿Se puede comprimir en esa pantallita la grandeza de Little Nemo o el Príncipe Valiente.
Lo dudo, pero claro, es que esos tebeos son para consumo exclusivo de "fetichistas y coleccionistas".
Josep, te conozco y me consta que eres una persona honrada. Así que no creo, como el autor del anterior comentario, que te hayan pagado los de Apple por escribir esto, pero sí que te has dejado llevar por el entusiasmo. Y yo creo que con estas cosas es más sano mantener cierto grado de escepticismo.

Josep de Haro dijo...

Vaya, por alusiones directas tengo que contestar.

Para Fritz.
Amigo Ricardo para leer un libro de papel es mas que evidente que no necesitas nada mas. Ya conozco tu aversión a determinadas cosas, pero ¿sabes? nadie te obliga a hacer nada. Pero las cosas son como son, y a mi me resulta estimulante y creativo imaginar como podrán ser.

Un abrazo "cascarrabias" (je, je)


Para Daniel.
Amigo Daniel, no te conozco pero tu comentario parece enmararse dentro de una serie de comentarios que han abundado en estos últimos tiempos atacando el dispositivo de Apple.

Cada cual tiene su opinión, pero en este caso no puedo entender como se puede atacar algo de una forma tan furibunda y ofensiva cuando ni siquiera ha salido al mercado, ni se ha tocado ni se ha probado. No voy a defender aquí a Apple porque no es mi labor ni este este un blog de tecnología, por mi puedes odiar lo que te de la gana a esta o cualquier otra compañía, en cualquier caso me la trae al pairo.

Pero résulta curioso que me critiques con referencia a los formatos propietarios (y a Apple) y por contra pongas en letras bien grandes y en mayúsculas NO SOPORTA FLASH. Pues tengo una mala noticia para ti, Flash es un formato propietario de Adove, quizá uno de los mas propietarios. (y que cuenta con grandes defensores como tu)

Tampoco entiendo porque te ha molestado mi articulo, pues en ningún momento he tratado de hacer una review del producto, con sus pros y sus contras, si no constatar el hecho de la inminente aparición en el mercado del mismo, y de como podría afectar a la industria editorial. Ese ha sido siempre el fondo de la cuestión, por lo demás simplemente he comentado como es el dispositivo.

Y con respecto a tu ultima frase permiteme decirte que TODOS los artículos de opinión son subjetivos (y el que diga que no miente como un bellaco) y ademas no pueden ser plurales porque los escribe una sola persona, son singulares. Y si lees bien el mismo veras que también he hablado de otros tablets. lo que ocurre es que la noticia es precisamente la aparición del iPad.

Y finalmente decirte que si te preguntas cuanto me han pagado por este articulo yo te respondo directamente que NADA, es mas ojalá lo hubieran hecho, no tendría ningún problema en admitirlo. (je, je)

Un saludo.
Josep

Daniel H Alcojor dijo...

Yo no defiendo a flash ni a Adobe. Sólo indico que no soporta flash en un momento en que no paran de surgir webs desarrolladas en esa tecnología. Verse obligado a usar un navegador que no soporta flash es perder acceso a un buen número de webs. A mí no me gusta flash, de hecho me encantaría que desapareciera en favor del HTML5 que se avecina. Como técnico que soy, y desde el punto de vista del diseño, el flash es una aberración.

Lo de cuánto te habían pagado por hacer el artículo era broma. Y arremeto contra el iPad ahora con las características y especificaciones que se han hecho públicas. Para mí es un "hype" diseñado para fanboys de Apple. Y no odio a esta empresa, es sólo que no me gusta cómo hacen las cosas.

Yo lo que pedía era un artículo sobre tablets en general y no sobre el iPad en particular, citando únicamente sus ventajas. Pero, como bien dices, es un artículo de opinión y parece claro tu posicionamiento.

Si cuando finalmente salga el cacharro resulta ser mejor de lo que hasta ahora parece, pues me informaré y haré mi elección. Pero no creo que me lo compre porque habrá otros productos sin duda más libres

Josep de Haro dijo...

Daniel,
Entiendo tu posición y respeto tu opinión en su justo valor. El porque Apple se ha decantado por el HTML5 y no por el Flash solo ellos lo sabrán. La verdad es que no me importa demasiado.

De hecho, y aunque te parezca entusiasta del dispositivo, lo que mas me interesa es lo que va mas allá del simple hardware y la marca correspondiente. Lo que realmente me parece excitante es lo que este tipo de tablets puede ofrecenos a los usuarios, y la puerta que se abre hacia el futuro.

Por otra parte tampoco tengo porque avergonzarme de ser un usuario de Apple, y no puedo comprender porque se insulta y menosprecia de esa manera a los usuarios de la marca de la manzana como no se ha hecho con los usuarios de otras plataforma o marcas. Al menos yo procuro respetar las opciones de los demás.

Tu opinión sobre el articulo me parece perfecta, quizá algún día aborde en otro articulo mas general sobre el como afectará al mercado editorial todos estos dispositivos, independientemente de su marca. Lo que ocurre es que ya sabes que ahora mismo la novedad es el iPad.

Por cierto, espero que también respetes el hecho de que a mi menudea gustar el dispositivo tal y como es.

Gracias por tu aportación.

Daniel H Alcojor dijo...

No ha sido mi intención insultar a los usuarios de Apple ni mucho menos. Si alguien se ha sentido dolido por mi comentario lo siento. Cuando he hablado de fanboys de Apple, me refiero a estos usuarios que no ven más allá de la manzanita y para los que todo lo que proviene del profeta Jobs es el mejor producto jamás creado. Pero fanboys hay en todas partes: linus, windows, navegadores...

Lo mejor es comparar y elegir el mejor o el que más se ajuste a tus necesidades y posibilidades. Punto pelota. Unas veces será Apple, otras Google, otras alguna marca desconocida.

Por otro lado, si lo que realmente te atrae del producto es las posibilidades que puede ofrecernos, en el mundo editorial y particularmente en el de los cómics, habría venido mejor un artículo sobre los tablets en general. Leí que unos días antes de la presentación del iPad Google dio la noticia de que estaban trabajando en su propio tablet con Google Chrome OS, que es el sistema operativo en el que están trabajando actualmente. Y hay otros tablets, creo que actualmente en el mercado. Sería interesante abordar sus características comunes y hablar del nuevo panorama que pueden estar creando en temas de lectura de cómics, periódicos y literatura, además de la navegación por internet desde cualquier parte en un dispositivo más cómodo que un teléfono móvil ;)

Fritz dijo...

Josep, no es aversión, sino desconfianza. Y es lógico mostrar cierta desconfianza hacia un invento que, según dicen, viene a desplazar nada menos que al papel impreso. Coño, que no estamos hablando del VHS o del CD, si no de un soporte que se lleva utilizando muchos siglos. Eso no se puede borrar de un plumazo.

Dices que nadie me obliga nada, pero si me empeño en seguir consumiendo tebeos en papel, pasaré a formar parte de esa secta de "feticichistas y coleccionistas" que refunfuñan en la oscuridad de sus bibliotecas atestadas de papeles polvorientos.

Estoy un poco harto de que cuando alguien le pone la más mínima objeción a algo relacionado con las nuevas tecnologías, le tachen inmediatamente de "cascarrabias" o de "cavernícola".

La revolución digital nos ha traído un montón de cosas buenas, pero conlleva una serie de peligros e inconvenientes que no debemos ignorar. No me voy a extender sobre esto, porque este no es el sitio ni el momento, pero lo hablamos cuando quieras.

Y no me has respondido a una cuestión. ¿Qué pasa con los cómics que difícilmente se adaptan al formato de la dichosa pantallita? He puesto el ejemplo de "El Príncipe Valiente" o "Little Nemo", pero hay muchísimos más, que suelen ser los tebeos que a mí me interesan. ¿Desaparecerán del mercado? ¿Habrá que retocarlos (mutilarlos) para que se puedan leer cómodamente en el Ipad? ¿O simplemente quedarán relegados a esas pequeñas ediciones para cascarrabias como yo?

Josep de Haro dijo...

Ricardo, el termino cascarrabias lo he dicho en tono cariñoso, por favor no te lo tomes como una etiqueta o como un menosprecio.

Estas en tu derecho de desconfiar de lo que quieras Ricardo, cada uno tenemos un temperamento y nos afectan las cosas de diferente forma. Por otra parte has de tener en cuenta que, tal y como digo en el final del articulo, "la galaxia Gutenberg ha cumplido su cometido en distribución de cultura y ocio hasta mas allá del siglo veinte", no se le puede pedir mas y le hemos de estar agradecidos.

Una vez dicho esto, y para defender un poco mi punto de vista, empezar diciendo que ya hace unas décadas que la sustitución paulatina de formatos viene ocurriendo, para bien o para mal, nos guste mas o nos guste menos. No es tampoco ninguna novedad. Deberíamos estar agradecidos de poder seguir avanzando, descubriendo y mejorando.

"El Príncipe Valiente" o "Little Nemo" pueden seguir editandose como siempre, y mas si hay gente como tu que lo demanda, porque convendrás conmigo que tampoco es que sean ediciones ni asequibles ni demasiado populares. Son obras maestras que aprecia quien aprecia, y no se puede generalizar. Pero ya que me pones contra las cuerdas te diré que tampoco las "cuevas de Altamira" podemos verlas in situ cada día, ni las pirámides de Egipto, ni el Gernika ni tantas obras maestras de la humanidad, pero afortunadamente podemos disfrutarlas un poquito a través de otros medios como la TV o los libros con fotografías.

Si Harold Foster hizo aquel pedazo de paginas en semejante tamaño es porque era el formato de los tabloides de la época, pero ten por seguro que hoy en día adoptaría los formatos del momento. Mientras nadie ha hecho ediciones exquisitas de estas obras que mencionas no se ha dicho nada de nada, y ahora de repente son incunables e intocables. Habría que ver donde están ahora esos originales y quien esta disfrutando de ese estupendo patrimonio.

Tu puedes, si quieres, atrincherarte en una posición conservadora sobre la edición de tebeos, que por lo visto tendrían que imprimirse siempre en papel (y que le den por saco al bosque), y yo creo que estas en tu derecho a hacerlo libremente, pero tu libertad termina en donde empieza la mía y creo que deberías de respetar mi opinión lo mismo que yo respeto la tuya.

Ricardo, el hecho de aceptar una cosa no implica necesariamente que desprecie la otra, me limito a comentar y constatar (y si puedo informar) de lo que esta llegando, y a mi personalmente me parece excitante y enriquecedor, y tal vez lleno de nuevas promesas y esperanzas (y también libertades).

Fritz dijo...

Josep, yo no me atrinchero en ninguna postura, simplemente expongo mis dudas y mis temores, que son muchos y creo que razonables.

Y por supuesto que todas las opiniones al respecto son respetables, pero hay una frase de tu artículo que te quiero recordar:

"Los fetichistas y coleccionistas estarán todo el tiempo refunfuñando
(para ellos seguro que todavía coexistirán pequeñas tiradas especiales en papel) sobre las nuevas tecnologías y al tiempo contradiciendose cuando defienden el medioambiente."

Lo siento, pero eso yo lo entiendo como que si no bendices el invento sin rechistar, estás out.

En cuanto al tema medioambiental, ahí también tengo mis dudas. ¿Cual es el impacto medioambiental de fabricar tanto aparatito, tanta pantallita y tanta batería? La inmensa mayoría terminarán en el basurero, sin reciclar.

La verdad es que no sé la respuesta, me falta información. Pero he leído más de un artículo llamando la atención sobre este problema. No sé qué es peor, la verdad.

Juan Royo dijo...

Ya estamos como siempre, .... En mi opinión cualquier cosa que pueda hacer del cómic una verdadera industria (pedid la opinión de Carlos Giménez) es positivo. Las notas de prensa se pueden reproducir tal cual o redactarlas depende del periodista. Si son pagadas debe ser advertido y se habla de "remitido" o "publirreportaje".

alek dijo...

Genial nota Josep,
Bueno! a ver si esto al abaratar los costos de producción le da mas fuerza a las editoriales o editores y nos habré mas mercado y variedad de ofertas a los artistas.
Saludos!